Seguidores

jueves, 17 de noviembre de 2011

If you ever leave me baby, leave some morphine at my door, 'cause it would take a whole lot of medication to realize what we used to have we don't have it anymore.

viernes, 14 de octubre de 2011

I'm still alive but I'm barely breathing

“El sol sale por el este y se pone por el oeste” Y es una ley. Suena tan inevitable… tan inevitable como quererla, se dice. Y ahí está él, mirando como ese sol se esconde allá a lo lejos desde su ventana, inalcanzable como ella. Es curioso ver cómo la luz se filtra en su habitación e ilumina todo menos su mirada, tan ennegrecida. Una vez la tuvo entre sus brazos. Uh… cómo escuece al recordarlo. 




What am I supposed to do when the best part of me was always you?
What am I supposed to say when I'm all choked up and you are okay?

lunes, 5 de septiembre de 2011

Some things are better left unsaid

Las cosas que no nos dijimos ejercen peso sobre mis hombros, pero creo que esa es una fuerza de la que hace ya un tiempo que he conseguido zafarme. Recuerdos que se suceden interminables tras el naufragio de un barco de papel que se sabía que se hundiría desde el mismo momento en que desembarcó, porque algunas cosas son así, ya sabes, abocadas al fracaso desde el principio. Aunque a veces algunos ilusos albergamos un velo de esperanza depositada sobre ese barco frágil que a duras penas se tambalea sobre el agua, imaginando que llega a atracar en el puerto que hubiera debido. O en el que hubiéramos querido, más bien. Conservamos esa chispita de ilusión porque, quién sabe, tal vez ese delicado velero se mantenga un tiempo a flote. O no. Algunos idiotas preferimos quedarnos a comprobarlo.



domingo, 14 de agosto de 2011

Una bala perdida hecha a mi medida.

Busca su mirada inocente y acaba por perderse entre tantas otras indecentes. No es igual si los ojos que la miran no son los que ella espera que sean o, más bien, los que quisiera que fuesen. Desenvuelve recuerdos que ya comienzan a antojarse lejanos mientras se cobija en unos labios diferentes, aunque no es igual si son otros dientes los que le muerden la boca. Nunca le gustó que se le quedaran cosas en el tintero y, hoy, él sigue siendo su tarea pendiente.


martes, 12 de julio de 2011

Quizás el valor de una vida se mida por la intensidad que contiene cada momento y no cuente para nada todo lo demás. Tal vez por eso a veces solo hace falta una persona que se convierta esa chispa que prende tu llama.

martes, 21 de junio de 2011

No me encuentra el día si no encuentro su boca.

Ya suelo despertar por la mañana pensando en ti. Acostumbro a verte y dibujar en mi cara una estúpida sonrisa, vuelvo a hablarte y sueno siempre a idiota. Ya he adoptado el hábito de tatuarme tu nombre sobre la piel si tengo un bolígrafo en la mano. Ahora ya no me sorprendo si llega la noche y tu recuerdo no me deja dormir. Comienza a ser corriente que analice todos y cada uno de tus movimientos, todos tus gestos, que inspeccione cada facción. Ya no es extraño que me encuentre a mí misma imaginándonos en diosabedónde y cuándo, diosabeporqué, haciendo diosabequécosa que siempre me hace feliz. Creo que debería empezar a llamar a esta rutina “amor”


sábado, 11 de junio de 2011

La mayor declaración de amor es la que no se hace; quien siente mucho, habla poco.

¿Cuántas cosas  no te habré dicho por miedo? ¿Cuánto has callado todo este tiempo? Poco importa ya, unos segundos son suficientes para hablar sin palabras. Un "te quiero", un "siempre me has gustado", un "hasta luego", un "nos veremos pronto", "te voy a extrañar", "cuídate". Un "eres lo más importante", un "tengo miedo de lo que vendrá", "me ha encantado conocerte", "ha sido fantástico" y "muchas gracias por todo". "Eres especial, perfecta" y un "por favor no me olvides". Todo eso resumido en un beso. "Quédate conmigo, por favor, no te vayas, no quiero echarte de menos, no quiero tenerte lejos". "Jamás había conocido a alguien como tú". "Nunca nadie me ha hecho tan feliz".

domingo, 29 de mayo de 2011

Paulo Coelho


Dicen que a lo largo de nuestra vida tenemos dos grandes amores:
Uno con el que te casas o vives para siempre, puede que el padre o la madre de tus hijos...Esa persona con la que consigues la compenetración máxima para estar el resto de tu vida junto a ella.
 
Y dicen que hay un segundo gran amor, una persona que perderéis siempre, alguien con quien naciste conectado, tan conectado que las fuerzas de la química escapan a la razón y os impedirán, siempre, alcanzar un final feliz, hasta que cierto día dejaréis de intentarlo, os rendiréis y buscaréis a esa otra persona que acabaréis encontrando... Pero os aseguro que no pasaréis una sola noche sin necesitar otro beso suyo, o tan siquiera discutir una vez mas...Todos sabéis de qué estoy hablando, porque mientras estabais leyendo esto os ha venido su nombre a la cabeza... Os libraréis de él o ella, dejaréis de sufrir, conseguiréis encontrar la paz (lo sustituiréis por calma), pero os aseguro que no pasaréis ni un día en que deseéis que estuviera aquí para perturbaros; porque, a veces, se desprende más energía discutiendo con alguien a quien amas, que haciendo el amor con alguien a quien aprecias.


domingo, 15 de mayo de 2011

Fuiste, y lo importante ha sido eso.

No quiero mirar atrás y que parezca todo tan lejano, aunque realmente lo sea, ni quiero vislumbrar una nube de polvo que deja entrever, a duras penas, los restos de un amor que el invierno se llevó consigo, sin tener en cuenta la pasada primavera. Pero, ahora que estoy aquí de nuevo, ahora que he logrado estabilizarme, aún llena de dudas resueltas que quizás hubiera sido mejor no responder, ahora que me siento nueva, viva, te escribo unas líneas, como tantas otras veces. Unas líneas de las cuales ni tan siquiera te creerás propietario, que tal vez jamás llegues a leer, unas líneas que si alguna vez encuentras por ahí creerás insulsas, faltas de sentido, unas líneas que tal vez nunca consideres escritas por estas manos que se esconden tras unas palabras tímidas que con dificultad consigo enlazar, para decirte algo que hace tiempo hubieras debido saber. No quiero tirar de recuerdos continuamente pero, una vez que ya lo he hecho, me gustaría que fueras capaz de verlo como lo veo yo todo detrás de estos pequeños ojos marrones. Quiero recordarte lo feliz que era tu vida conmigo entre tus brazos, lo insignificantes que se hacían los obstáculos bajo tu sonrisa, lo diminuto que era el mundo bajo nuestros pies. Recuerda que éramos transparentes, como el agua, y que quemábamos, como el fuego, que fuimos una pareja fuerte, que muchos hubieran apostado por nosotros. Recuerda que el sol sobre nuestras cabezas brillaba más cuanto más juntos estábamos, y que los besos sabían mejor si eran de mi boca. Recuerda lo cercano que parecía el cielo ahí arriba, casi como si fuéramos capaces de coger las estrellas… o mejor aún, casi como si fuésemos nosotros mismos esos pequeños puntos deslumbrantes en el firmamento, como si fuéramos estrellas fugaces. Preciosas, veloces, inquietas, libres, haciéndonos paso entre la infinidad de astros que en el universo se hallan, brillando como nadie, desprendiendo una luz celestial de la que no todos hubieran podido gozar.




Supongo que, en verdad, el amor es algo efímero, pasajero, aunque intenso. Pero el olvido se hace duro. Duro y largo, muy largo. 

jueves, 5 de mayo de 2011

Dormir se antoja muy difícil si es sin ti.


Y lo que ayer no parecía mucho, ahora es menos, y ya ha quedado atrás. No quedan besos, no me bastan solo los recuerdos. Ya no despertaré por la mañana inhalando tu aliento, ni terminaré el día con un ligero beso en los labios. ¿A quién le diré ahora todo lo que tenía por decirte? ¿Quién me dirá todo lo que tú callaste? 


martes, 26 de abril de 2011

Será porque él no me odia tanto y a mí me van las causas perdidas.

Le da mil vueltas, y lo enfoca desde la derecha, y desde la izquierda, pero es tan inútil como luchar contra la gravedad. ¿No es acaso un esfuerzo en vano usado? No está segura de qué es lo mejor, pero es consciente de cuál es la opción más fácil. No sabe qué le conviene, ni qué es lo que quiere que le convenga, pero sabe lo que quiere conseguir. No le convencen los medios, pero ansía el fin, que justifica lo anterior. Duda de los pasos, del camino que debe seguir, del premio a recibir. No tiene claro cuál es la meta, el destino, y a veces tiene miedo. Y, mientras tanto, sigue dudando, titubea. Pero todas las inseguridades se desvanecen con la salida de él, del sol, de su sol.


Que, a veces, las cosas que más se dudan, son las que más claras están. 

martes, 19 de abril de 2011

Lo tienes todo... menos a él.

Y cuando lo dejas marchar, así, sin más. Y luego miras atrás, con la certeza de un ayer que no se va, y la inseguridad de un mañana que sabes que vendrá.

domingo, 10 de abril de 2011

Solo eramos tú y yo, contra el mundo.

El otro día vi a un chico que llevaba unas zapatillas como las tuyas. Ayer sonó en la radio tu canción favorita. Los ojos de mi gato tienen el mismo color que los tuyos. A veces parece una tontería, pero quién sabe, tal vez lo entiendas... quizás sepas de que te hablo si te digo que todo me recuerda a ti. Y cómo me agarrabas por las noches, y las arruguitas que te salían al reír. Entonces, me acuerdo de todo, el lugar, el momento. Recuerdo la música, miradas, sonrisas, anhelo, y tus manos sobre mi cintura. Recuerdo nombres tintados sobre la piel, y ganas de empezar de cero... contigo. Y por dentro hay algo que me pica, me escuece. Puede ser que ese sea el justo instante en que me doy cuenta de que no hay nada más triste que un recuerdo feliz.


domingo, 3 de abril de 2011

8 horas sueño contigo, las otras 16 pienso en ti.

“Quédate esta vez”. Y hubiera deseado poder hacerlo, poder decir: “Esta noche que les den a todos, que ahora soy cien por cien para ti”. Y dejar tirado al mundo. Y todo hubiera sido diferente, bastante diferente. 



“No te vayas”. Y me hubiera gustado ignorar los hechos, las dificultades. Querría haber pasado por alto que el tiempo y las distancias no son ficción, que nunca lo han sido, y que siempre van a estar ahí, tratando de romper lo irrompible. 


“Vuelve, te echo de menos”. Y créeme si digo que habría renunciado a todo y todos porque sí, por verte, por ir. Y hubiera hecho lo posible y lo imposible, y que les follen a los demás, que me gusta demasiado el blanco de tu sonrisa, y lo verde de tus ojos. 

 
Y, que una noche burlemos todo éso, y lo juro, lo haremos. Y reírnos así de la distancia, el tiempo, y el olvido. Que, por el momento, nada puede contigo y conmigo. 



martes, 22 de marzo de 2011

Dejando uno atrás, espero más adelante.

No soy alta, ni muy delgada. No tengo un tipo espectacular, de ésos que los hombres no pueden evitar mirar. No domino el francés, ni siquiera el inglés, y en mi propia lengua hablo de por demás. No soy ordenada, ni me gustan los juegos de mesa. No soy la típica chica inteligente, ni la guapa, ni aquella que es simpática en demasía. Soy, simplemente, un espíritu inquieto, de ésos a los que les cuesta estar parados, que no son capaces de dejar de saltar, y correr, y brincar por donde quiera que van. Canto canciones todo el rato, cualquier momento es bueno para desprender alegría y contagiar un poco al mundo de algo que no sea la tóxica rutina de esas caras largas y monótonas, ya demasiado habituales. Soy torpe, despreocupada e histérica. Tengo muy poca paciencia, y a menudo digo cosas de las que debería arrepentirme. Sinceramente, creo que mis peores pesadillas han sido las que he tenido despierta, todas las cosas que en poco tiempo he podido ver, pero los mejores sueños también han sido aquellos en los cuales ni tan siquiera estaba dormida. Confieso que, en realidad, tengo una adicción un tanto descontrolada hacia todo lo prohibido, y me tienta demasiado lo inmoral. No soy capaz de entender por qué motivo me cuesta tanto olvidarte, ni porqué a ti te ha costado tan poco. 


Pero, creo que al fin me voy haciendo a la idea de perderte. Bueno, no, a decir verdad, ya me he figurado que hace tiempo que te perdí.

miércoles, 16 de marzo de 2011

Qué fácil parece a veces enamorarse.


Creo que vuelve a las andadas. Ya se acerca con esa sonrisa, y esa mirada. Ya se vuelve a perder entre sus palabras. 




miércoles, 9 de marzo de 2011

Creo que, al final, tú eres la mayor de mis fobias.

¿Quieres que te sea realmente sincera? Tengo miedo de despertar y que nadie me diga que me quiere. Me asusta la idea de no poder mirarte a los ojos nunca más, ni besar tu sonrisa por las mañanas, ni por las tardes, ni por las noches, de no oír tu voz susurrando en mi oído. Me causa temor solamente pensar que tal vez nunca más me rodeen tus brazos, y que quizás no vuelva a escucharte reír. Me estremece imaginarte con otra, otras, que alguien ocupe mi lugar, que te hagas adicto a otras personas. A decir verdad, realmente me acojona el hecho de que te vayas, de que me dejes sola, otra vez. Me aterra saber que, con el tiempo, no recordaré el tono de tu rostro, ni el color de tus ojos. Que no seré capaz de acordarme del sabor de tus besos, ni del sonido de tu voz, ni del tacto cálido de tus manos. Me horripila la sensación de que esa canción perderá todo el sentido, y que borres mi número de la memoria de tu teléfono. Me horroriza tener que abrir nuevos caminos, buscar nuevas metas, nuevas personas, aunque no tan nuevos sentimientos. Y, en realidad, tengo miedo de empezar de cero.

martes, 1 de marzo de 2011

Tú, que eres mi cómplice, mi amigo y MI ADICCIÓN.

No sé si es más instinto que necesidad. Avanza, no tengo prisa, tampoco quiero llegar tarde. No me consientas, no dejes que me malacostumbre. No toleres la sonrisa ya habitual de "me encanta que estés aquí", ni las miradas que dicen más que las propias palabras. No permitas que te revuelva el pelo, ni que juegue con tus manos, tampoco que sueñe con tus besos. No dejes que te abrace demasiado fuerte, no consientas que te susurre al oído, ni me hagas sentir importante. Evita que todo esto se convierta en algo demasiado imprescindible, por favor.

martes, 22 de febrero de 2011

Bebe a la noche ginebra para encontrarse con ella.

Me da vértigo el punto muerto y la marcha atrás, vivir en los atascos, los frenos automáticos y el olor a gasoil. Me angustia el cruce de miradas, la doble dirección de las palabras y el obsceno guiñar de los semáforos. Me arruinan las prisas y las faltas de estilo, el paso obligatorio, las tardes de domingo y hasta la línea recta. Me enervan los que no tienen dudas y aquellos que se aferran a sus ideales sobre los de cualquiera. Me cansa tanto tráfico y tanto sin sentido. Parado frente al mar mientras el mundo gira.

martes, 15 de febrero de 2011

Lo malo de los besos es que crean adicción.

Quizás no pueda ser de diferente manera. Y yo ya no sé qué pensar, que las sensaciones tan pronto vienen como se van. Ya no sé lo que quiero, no atiendo a razones, no tengo remedio. Me encantas cuando dices que me quieres, pero aún más cuando ni siquiera hablas, que te sobran las palabras. Y, bueno, a decir verdad, en ocasiones te odio, y otras veces te quiero matar. Pero, cierto es que, cuando me miras, cuando sonríes, a veces se me olvida incluso el respirar.


Lo bueno de los años es que curan heridas.

sábado, 12 de febrero de 2011

Quien más dice es quizás quien más debería callar.

Vienes con aires de superioridad, me miras por encima del hombro y juzgas todo lo que hago, olvidandote de que, en primer lugar, deberías aprender a juzgarte a ti misma. No te importa mi verdad, solo piensas en tus mentiras. Ya no sabes ni que inventarte para llamar más la atención. Siempre tienes ganas de más, ganas de que te miren, de que se fijen más en ti. Cada vez tienes más ansia de hundir en la miseria a cuantos te rodean, sin darte cuenta de que, a la larga, te estás hundiendo a ti misma. Pero no voy a ser yo quien te lo diga, ya te darás cuenta tu sola. Lástima que, para entonces, es probable que sea demasiado tarde.

lunes, 7 de febrero de 2011

Queridos bloggers:

Ayer, visitando el blog de una amiga, vi una entrada en la que protestaba porque otros blogs plagiaban sus textos. A raíz de éso, surgió mi curiosidad, quise saber si conmigo se hacía lo mismo. Y lo comprobé. Y no sabéis cuán fue mi sorpresa al descubrir la cantidad de personas que se dedican al copy-paste por aquí.
A los que, simplemente, os limitáis a hacer éso, quería deciros que no lo hagáis más, que si no teneis ideas propias no os adueñeis de las de los demás. Que copiar y pegar es muy sencillo y se nos da bien a todos, que no tiene mérito alguno ni es ningún tipo de talento especial.