Seguidores

martes, 21 de junio de 2011

No me encuentra el día si no encuentro su boca.

Ya suelo despertar por la mañana pensando en ti. Acostumbro a verte y dibujar en mi cara una estúpida sonrisa, vuelvo a hablarte y sueno siempre a idiota. Ya he adoptado el hábito de tatuarme tu nombre sobre la piel si tengo un bolígrafo en la mano. Ahora ya no me sorprendo si llega la noche y tu recuerdo no me deja dormir. Comienza a ser corriente que analice todos y cada uno de tus movimientos, todos tus gestos, que inspeccione cada facción. Ya no es extraño que me encuentre a mí misma imaginándonos en diosabedónde y cuándo, diosabeporqué, haciendo diosabequécosa que siempre me hace feliz. Creo que debería empezar a llamar a esta rutina “amor”


1 comentario:

  1. Tienes un blog muy interesante, es un placer leerlo.

    Quizas te guste el mio
    www.muytranquilo.blogspot.com

    Saludos y cuidate guapa ;)

    ResponderEliminar